lunes, 21 de enero de 2013

Sanitarios con la marca Marc Lavoine


Cuando el valor de la amistad está por encima de todo.

Es la etiqueta a la película francesa LOS MEJORES AMIGOS DEL MUNDO (Le meilleurs amis du monde) que ví el otro día. Y si bien es una sátira sobre las buenas relaciones entre amigos de verdad a través de una comedia de enredos y traición, no deja impasible al espectador en cuanto a lo que promete (de alguna forma estamos todos en el mismo barco sin saberlo) desde su comienzo hasta un final que va perdiendo fuelle y entra en un dramático guión inesperado, entre risas, pero un tanto light, incluyendo un canto a la amistad (literal) para concluir.

Una pareja se dispone a pasar un fin de semana en la mansión de otra pareja de amigos, digamos que bastante más exitosos y glamurosos que ellos. Durante el trayecto, por culpa de una de esas rellamadas involuntarias al último número con el que has hablado, escuchan una conversación entre el matrimonio "amigo" y así se enteran de lo que piensan realmente de ellos, que como os podreis imaginar, es de todo menos bonito.

¿Qué ocurriría si pudieramos escuchar a nuestros amigos hablar de nosotros sin que ellos supieran que nos estamos enterando de todo? No sé si sobreviviríamos en la amistad y a día de hoy, yo no sé si daría un duro por todos ellos. Julien Rambaldi ha querido plasmar esta reflexión a través de un estereotipo de personajes, que si bien están más a caballo entre Estados Unidos y Francia, existe un surrealismo brillante en toda la cinta. Y es que la sinceridad brutal puede ser verdaderamente letal en esto de la amistad. 
Creo que recomendaría esta película a mis mejores amigos, pues no querría perderles.




2 comentarios:

  1. Buf, yo aunque pudiera no sé si querría oir a mis amigos hablando de mí... casi que no.

    ResponderEliminar